SR. Presidente ¿Y los niños y niñas cuándo estarán primero?


Compartimos la siguiente declaración pública de Educadoras de Párvulos de Coquimbo.

Sr. Presidente ¿Y los niños y niñas cuándo estarán primero?

Octubre 2019

De acuerdo a los recientes acontecimientos y movilizaciones ocurridas en nuestro país, y sobre todo en nuestra región de Coquimbo, como educadoras(es) de párvulos nos sentimos  preocupadas y en estado de alerta, debido al llamado que ha realizado permanentemente el gobierno a través del presidente Sebastián Piñera, la Ministra de Educación Marcela Cubillos y los Directores Regionales de JUNJI e INTEGRA a ”atender  con normalidad” en los centros educativos a los niños y niñas de la región, considerando los Jardines Infantiles como lugares seguros, además de ser un espacio donde se pueda recibir alimentación dado el “supuesto desabastecimiento”. Es cierto que un Jardín infantil es un lugar seguro donde niños y niñas van a aprender y satisfacer necesidades básicas en un ambiente agradable, armonioso y protegido, pero lamentablemente hoy no contamos con eso.  Es por ello que de acuerdo a nuestro rol ético como educadoras, repudiamos y rechazamos el estado de emergencia y medidas que el Gobierno ha tomado como acciones de seguridad hacia la población civil, no es posible que nuestros niños y niñas hoy se encuentren en un estado de guerra, en un estado de emergencia con toque de queda en la región. 

El Estado es y debe ser garante de velar por los derechos de todas y todos los ciudadanos de este país, sin discriminación alguna, por lo cual no entendemos cómo éste Gobierno expone a niños y niñas de 0 a 4 años a asistir a los centros educativos con “normalidad”. No estamos de acuerdo y no contribuiremos a abrir los centros educativos mientras el Estado mantenga el estado de emergencia. Nuestro rol ético profesional hoy nos convoca a hacer más consientes a todas nuestras compañeras, colegas y población chilena, llamándolos a alzar la voz sin miedo, a salir a las calles a manifestarse para gritar basta de injusticias, basta de abusos, basta de discriminación y sometimiento a este sistema neoliberal que nos está matando y deshumanizando día a día. 

No estamos dispuestas a que una vez más nos invisibilicen, ésta vez no estamos dispuestas a quedarnos calladas sin manifestar nuestro enojo, rabia, frustración y preocupación. Cómo es posible que el discurso instalado del Gobierno sea “los niños primero” si hoy frente al “Estado de guerra”, que ha declarado el presidente de la república, informa a la población civil que los centros educativos atenderán con normalidad, no expondremos a nuestras comunidades educativas, entiéndase niños, niñas, familias y trabajadoras; pero sí las informaremos y concientizaremos respecto al trasfondo de esta crisis que hoy vive nuestro país, la cual no fue solo por el alza del metro, es el alza de la luz, el agua, bencina, la mala comida, pensiones,  el lucro en la educación y salud, entre tantas otras situaciones graves que nos afectan a todos y todas a diario. 

Es por ello que nos es imprescindible señalar que hoy existen dos proyectos de ley en trámite  que están pasando desapercibidos para la población, pero que atentan contra la integridad de niños y niñas, estos proyectos están siendo disfrazados como una solución o un apoyo para las madres trabajadoras, estos son “ Sala Cuna Universal  y Equidad en Educación Parvularia”, los cuales solo vienen a generar un negocio para los privados, no solucionando los problemas de fondo que hoy nos afectan al tener extensos horarios de trabajos y de atención para párvulos, cortos periodos de fuero maternal anti natura para el desarrollo y crecimiento de todo ser humano, no nos permiten criar y vincularnos de una manera segura y de calidad con nuestros niños y niñas, quienes a temprana edad son abandonados por las exigencias del sistema. Si continuamos sometidos los índices de enfermedades mentales seguirán incrementando, entre otras tantas afectaciones y diagnósticos que podríamos prevenir si fuésemos más conscientes de la importancia de los primeros años de vida. Es por ello que llamamos a no aprobar estos proyectos de ley que solo buscan lucrar con la educación, someter y escolarizar a más temprana edad a niños y niñas con horarios extensos sin sus familias, sometiéndolos al sistema antes de cumplir un año de vida.

Como educadoras de párvulos hemos asumido por convicción y vocación un código ético que  de manera consiente y responsable por el desarrollo y bienestar de los niños y niñas hoy nos permite alzar la voz y levantar los brazos, nunca es tarde para el cambio. 

Nosotras(os) si sabemos el significado de que los niños y niñas estén primero, esto no es un eslogan ni una meta presidencial, para todas las comunidades educativas es una convicción y lucha diaria que desarrollamos en todas las aulas de nuestro país, pero de manera opuesta hoy el Gobierno transparenta su clara incomprensión, abuso y mal uso de ésta frase, teniendo una mirada superficial y que no nos representa. 

EDUCADORAS DE PARVULOS DE LA REGION DE COQUIMBO 

21 de octubre del 2019