Expertos dan consejos para una óptima gestión en jardines infantiles


La gestión en educación inicial (desde sala cuna hasta transición mayor) aún es un tema poco tocado y muchas de las directoras de jardines infantiles se sienten poco apoyadas. En este primer artículo damos algunos elementos a tomar en consideración.

 

En el jardín infantil Pequeños Exploradores de Maipú ocurren cosas especiales. Una vez al año, por ejemplo, los padres y apoderados tienen la oportunidad de ir a las salas y participar en el proceso de aprendizaje acompañando a las educadoras de párvulos. Es que para la directora del jardín, Ana María Aliaga, la relación con la comunidad es fundamental y parte importante de la preocupación en su gestión. “Los padres tienen que participar, porque ellos son los principales educadores, aunque no lo sepan. Nuestra intención es que ellos entiendan su propia importancia en el proceso educativo. Nos importa mucho para el éxito de nuestra labor reforzar la idea de que la familia también educa”.

 

Para ésto, además, existe una política de puertas abiertas, lo que implica que los apoderados pueden ir en cualquier momento al jardín e involucrarse en diversas actividades. La idea no es sólo fomentar la presencia del apoderado, sino que además, potenciar la participación. Así por ejemplo, no es raro que un reemplazo momentáneo de una educadora, sea realizado por alguno de las madres o padres de los niños, siempre con la supervisión de otras colegas. Ésto también, implica que el jardín cuente con apoyo de los padres y ayuda a formar una identidad de colaboración entre todos. Además, para potenciar el involucramiento, los viernes se envía una actividad de aprendizaje para ser realizada por el apoderado en conjunto con el niño(a).

Esta preocupación es uno de los sellos de la gestión de la directora y su equipo, que también se evidencia en el esfuerzo por conocer a la comunidad. Son comunes las encuestas de satisfacción y al momento de ingreso los apoderados deben responder un cuestionario para hacer un diagnóstico de la situación de entrada de los niños.

Además de tener como foco la participación de la comunidad y buscar un sello particular, existen otros desafíos para la gestión en Educación Inicial, característicos de este nivel. Ana María Cabello, coordinadora de la línea de gestión en Educación Inicial del Programa de Gestión y Dirección Escolar de Fundación Chile, plantea que la evaluación de aprendizajes y sus resultados es un gran tema del cual la gestión en educación inicial debe hacerse cargo seriamente. Ésto, porque en este nivel no existen herramientas estándar (como el SIMCE por ejemplo). Tampoco se califica periódicamente como forma de medir integración de contenidos. Sin embargo, es importante evaluar aprendizajes esperados de acuerdo a las bases curriculares. Este es un punto fundamental en la gestión. La búsqueda o fabricación de instrumentos para evaluar aprendizajes es un deber primordial para directoras o equipos directivos. La directora, Ana María Aliaga, señala que el año comienza con un diagnóstico elaborado en base a instrumentos propios y, luego, se va evaluando cada unidad. Así se va monitoreando que niños están en rangos normales y cuales necesitan otras acciones remediales. Para eso existe un plan de acción elaborado de antemano con el fin de nivelar los aprendizajes. “El fin último es que cuando los niños pasen al siguiente ciclo todos estén nivelados”, explica la directora.

Otro aspecto de suma relevancia, que sin embargo está recién ingresando al nivel de educación inicial, es el Proyecto Educativo Institucional. Ana María Cabello, explica que de a poco ha ido cambiando la cultura institucional en cuanto al PEI y que éste, al igual que en la educación escolar, debiera ser la guía primordial del jardín y/o sala cuna. A partir del PEI, se desprenderán todas las acciones de gestión, los procedimientos regulares y las decisiones tendientes a la mejora que se tomen. Para la directora, también, el PEI ha sido una ayuda básica, y advierte que su uso es fundamental. Es más, ya se encuentran en la etapa de reformulación al PEI, a través de la participación de toda la comunidad. Un alcance importante es que para la formulación del PEI, el jardín recibió la asesoría de la Corporación de Educación de Maipú y de la JUNJI. Es decir, los jardines no están solos en ésto y a veces hay que solicitar ayuda.

Consejos para la dirección en educación inicial:

•    Buscar el apoyo y la participación de la comunidad.
•    Gestionar la evaluación de aprendizajes (buscando o creando instrumentos y herramientas).
•    Uso del PEI y elaboración si no existe.
•    Apoyarse en un equipo de confianza.
•    Buscar permanentemente formas de capacitación.
•    Fabricar redes de apoyo con otros jardines.

Educar Chile