Diabetes pregestacional tipo 2 se ha triplicado en Chile


De no ser diagnosticada y tratada, la enfermedad puede dañar al feto en desarrollo.

Si en 1998 una de cada 900 madres presentaba diabetes pregestacional (aquella diagnosticada antes de iniciar el embarazo), actualmente esa cifra ha aumentado a una de cada 300. Es decir, en 12 años los casos de esa enfermedad se triplicaron, pasando de 280 madres por año a 830, según lo demostró un estudio realizado por la Universidad Católica (UC).

“Hasta hace 12 años atrás, además, la totalidad de las madres con diabetes pregestacional tenían diabetes tipo 1. En la actualidad, en cambio, dos tercios de las mujeres con diabetes pregestacional son diabéticas tipo 2.  Éste es un fenómeno mundial, que se relaciona con que la diabetes tipo 2 está comenzando a edades cada vez más tempranas y muy de la mano con la obesidad”, explica el doctor Pablo Olmos, especialista del Departamento de Nutrición, Diabetes y Metabolismo de la UC.

El problema es que de no ser diagnosticada y tratada, la diabetes mellitus puede ocasionar importantes secuelas al feto en desarrollo, entre ellas mayor riesgo de muerte in útero en la segunda mitad de la gestación, mayor probabilidad de malformaciones congénitas y mayor frecuencia de recién nacidos con macrosomía o exceso peso. Asimismo, aumenta considerablemente el riesgo de parto prematuro y de rotura temprana de membranas.

“Tradicionalmente se consideraba que el buen control de la glicemia materna durante el embarazo era el único modo de evitar el exceso de aumento de peso del feto. Sin embargo, nuestro estudio mostró que esto es cierto sólo en madres que tenían diabetes pregestacional 1 (insulinodependientes) pero que no lo es en madres con diabetes pregestacional tipo 2 (no insulinodependientes)”, precisa el doctor Olmos.

En efecto, la investigación reveló que en embarazos con diabetes tipo 1 pregestacional, sólo el buen control de la glicemia permitía reducir la frecuencia de recién nacidos grandes para edad gestacional. “En cambio, en embarazos con diabetes tipo 2 pregestacional, pese a que se logró en ellas un excelente control de la glicemia, un 37,2% de los recién nacidos fueron grandes para la edad gestacional (la cifra no debiera ser mayor que 10%), y la única explicación que encontramos fue que la mayoría de esas madres con diabetes tipo 2 pregestacional tenían sobrepeso desde antes del embarazo”, agrega el especialista de la UC.

Mientras que la muerte fetal in útero ha ido disminuyendo en diabetes tipo 1 pregestacional desde 1882 (740 por cada 1000 hasta casi cero en la actualidad), la incidencia de esta complicación en embarazos con diabetes tipo 2 pregestacional ha ido aumentando en forma progresiva.

“Sin duda, el problema es la diabetes tipo 2 y su creciente número entre las diabéticas pregestacionales. Muchas de estas pacientes ni siquiera se han dado cuenta que son diabéticas. O bien, aunque lo saben, ignoran que deben lograr un muy buen control de la glicemia al menos por 6 meses antes de embarazarse. El resultado es que las diabéticas tipo 2 pregestacionales tiene altas tasas de malformaciones congénitas y de muerte fetal in útero”, precisa el doctor Olmos.

En ese sentido -recalca el especialista- “los resultados de este estudio son importantes, porque indican que es necesario que las mujeres con diabetes tipo 2 en edad fértil  hagan esfuerzos por mantenerse en un peso normal para su estatura”. Estas pacientes deben cuidarse no sólo antes de embarazarse, sino también durante la gestación.

En ese sentido, el doctor Olmos enfatiza que para evitar graves consecuencias, la futura madre también tiene que discutir con su obstetra sobre el aumento de peso semanal permisible en el embarazo, ya que un alza exagerada puede ser extremadamente inconveniente pues incluso en pacientes sanas (no diabéticas) esto incrementaría los riesgos de diabetes gestacional y de preeclampsia.

EMOL