Carta a la Presidenta: Colegio de Educadores de Párvulos de Chile dice NO al descuento para trabajadores Junji que participaron en el Paro Nacional


 

logo-cep

EXCELENTÍSIMA SEÑORA

MICHELLE BACHELET JERIA

PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA DE CHILE

PRESENTE

 

Estimada señora Presidenta:

En virtud del artículo 19, Nº14 de la Constitución Política de la República, solicitamos como Directorio Nacional del Colegio de Educadores de Párvulos de Chile A.G. que usted gestione ante las autoridades que correspondan la no aplicación del descuento que se ha informado se realizará a propósito de la participación de trabajadoras y trabajadores de JUNJI en el paro nacional convocado por la Mesa del Sector Público, como parte de las acciones que ameritaban ejecutar entre los funcionarios públicos para reclamar un mejoramiento del reajuste del sector para el año 2017.

Como educadoras de párvulos estamos conscientes de los efectos que esta movilización tuvo en la atención de los párvulos y la preocupación o problemas que pudo ocasionar a las familias cuya procedencia, características y condiciones son muy similares a las de funcionarias y funcionarios de JUNJI. Creemos que castigar a estos trabajadores aplicándoles altos valores en descuentos es una práctica que traerá consecuencias muy dolorosas y graves para el ambiente laboral y más aún acarreará PROBLEMAS ECONÓMICOS, SOCIALES Y LABORALES COMO RESULTADO DE UNA REMUNERACIÓN TAN DISMINUIDA.

Apelamos, además, a que un gran porcentaje de estas trabajadoras es jefa de hogar, con hijos estudiando en colegios o universidades, compromisos que será imposible cumplir, sin considerar otros vinculados a la vida cotidiana. Esta medida genera una situación muy crítica y vemos con pesar que su impacto va a ser mayor en la gestión de JUNJI dado que hasta ahora ha provocado muchas reacciones adversas, tales como un alto nivel de frustración ante la mantención del factor reajuste, alta tasa de rumores e inquietudes que no permiten que la acción educativa se realice con normalidad y tranquilidad, miedo al futuro puesto que se va a requerir de más endeudamiento de los trabajadores para cumplir con su deber de madre, padre o jefa de hogar.

Otro de los factores que se reflejan es la visión negativa que atribuyen a las autoridades, dando a conocer sus opiniones en contra de esta medida que si bien es cierto podría estar dentro de las facultades que tiene el Estado, puede también ser evitada en virtud de los acuerdos internacionales que el Estado chileno ha firmado. Ej. Convenio 151, OIT.

Esta situación nos hace pensar que una vez más se vuelca una medida punitiva hacia los trabajadores de una institución constituida fundamentalmente por mujeres, entonces sentimos que es un atentado contra los derechos de la mujer, que involucra una discriminación de género que no se condice con el proyecto de ley que usted envío recientemente a favor de la mujer dejando explícito en él la no violencia de género. Buscar el castigo de las mujeres impidiéndoles un normal cumplimiento de sus deberes de madre, abuela, hija u otro es una medida muy violenta. ¿Será que aplicar esta acción de descuento es ejemplificadora para este y otros servicios públicos y así evitar que nunca más los y las trabajadoras participen en actividades gremiales tales como paro u otra?

Se expone el servicio JUNJI a un deterioro de la calidad de la atención a sus usuarios, a mayor cantidad de enfermedades por estrés, angustia, al deterioro del clima laboral, al alejamiento del cumplimiento de los objetivos asumidos por esta administración, en fin las consecuencias negativas de esta medida pueden ser mayores a lo que es la restitución de los valores económicos que implican los descuentos.

Desde nuestra perspectiva creemos que es mucho más valioso para la institución JUNJI lograr un acuerdo con sus trabajadores y trabajadoras que permita lograr un resultado satisfactorio para estas familias, que implique la devolución del tiempo no trabajado.

Sin otro particular

Saluda atentamente a usted

 

MARIA SOLEDAD RAYO QUINTANA Y DIRECTORIO NACIONAL

COLEGIO DE EDUCADORES DE PARVULOS DE CHILE A.G.

 

Santiago, diciembre del 2016