La OEA destacó a Chile por avances en materia educativa


Así lo señaló la representante del organismo, Gaby Fujimoto. Esto, después de reclamar que muchos de los países miembros necesitan mejores programas educativos para los menores de tres años.

La especialista en educación de la Organización de Estados Americanos (OEA) Gaby Fujimoto reclamó hoy a los países del organismo una mayor implantación de programas educativos durante la primera infancia, etapa en la que los menores de tres años desarrollan gran parte de su potencial intelectual.

“Los niños generan hasta los dos años un 50% de las conexiones neurológicas que impulsan su desarrollo intelectual, afectivo y social”, apuntó Fujimoto en una entrevista en Buenos Aires, donde participará en las “Jornadas de Responsabilidad Social Empresaria y Primera Infancia” que comienzan hoy.

La peruana Fujimoto recordó que, según un informe de la UNESCO de 2007, solamente el 5% de los menores de tres años latinoamericanos recibe cobertura educativa del Estado, por lo que instó a los países de la OEA a tomar cartas en el asunto y a cumplir con los compromisos adoptados.

Pese a que los ministros de Educación de los 34 países miembros de la OEA -incluyendo la suspendida Honduras- se comprometieron en 2007 a desarrollar acciones para la primera infancia, hay importantes “retrasos” en la implantación del calendario acordado, señaló.

Sin embargo, alabó los “avances” en materia educativa de Estados Unidos, Chile, Colombia, Brasil, Jamaica y Trinidad y Tobago.

Al mismo tiempo, puso como ejemplo la política de Cuba, país en el que un 98 por ciento de los menores de tres años recibe cobertura educativa, lo que a su juicio “deberían imitar” la mayoría de naciones de la OEA.

De hecho, según el informe de la UNESCO de 2007, el 62 por ciento de los niños latinoamericanos de edades entre cuatro y seis años recibe cobertura educativa y el mayor porcentaje de fracaso escolar se concentra en el primer grado escolar.

Fujimoto consideró además que la cobertura educativa del Estado durante la primera infancia debe de ser “flexible”, por lo que pueda atenderse a los niños en su propia casa, en un centro educativo o incluso en una área habilitada en el lugar de trabajo de los padres.

En este sentido, instó a las empresas a “no poner dinero sino a adoptar” una política de responsabilidad social que dé flexibilidad a sus trabajadores para el cuidado de sus hijos.

Por otra parte, Fujimoto solicitó a los miembros de la OEA que no diseñen programas educativos solamente para “familias pobres” y criticó los planes “compensatorios” que impulsan algunos países para los niños que trabajan.

Las “Jornadas de Responsabilidad Social Empresaria y Primera Infancia” se desarrollarán en Buenos Aires hasta el próximo viernes 3 con la participación de delegados de nueve países miembros de la OEA: Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Venezuela, México, Chile, Uruguay y Estados Unidos.

La Tercera