Declaración Pública


El COLEGIO DE EDUCADORES DE PÁRVULOS DE CHILE informa a sus colegiadas, autoridades y profesionales de la educación parvularia la decisión de posponer la ceremonia de celebración del Día Nacional de la Educación Parvularia y de la Educadora y Educador de Párvulos, que tradicionalmente se realiza el 22 de noviembre del presente año. La nueva fecha será informada oportunamente.

Estamos conscientes de la importancia de esta fecha para todos y todas las profesionales de la educación parvularia, ya que es la ocasión donde el gremio saluda y reconoce la labor de cada una/uno en los distintos ámbitos de desarrollo, más aún en un año en el que se ha destacado a la educadora de párvulos, María Victoria Peralta Espinosa, como Premio Nacional de Ciencias de la Educación, situación que nos enorgullece y que representa las condiciones, cualidades y aportes que ha realizado a la educación parvularia, siendo también una forma de validar a este nivel educativo tan vital para el desarrollo humano.

Sin embargo, hemos considerado la situación de contingencia y crisis nacional producto de las legítimas demandas sociales que se han evidenciado en el descontento general arrastrado por largos años, donde el sistema económico, político y social no ha sido capaz de asegurar condiciones de equidad para la población, generando desigualdad extrema entre un reducido sector y la mayoría de la población, que vive vidas precarias, sin derechos básicos asegurados, como lo son la salud, la educación, las pensiones, la vivienda, entre otros.

Queremos un país que promueva la educación parvularia: el respeto, la validación del/la otro/a, con normas de convivencia que reconozcan e incluyan la diversidad de personas que viven en el territorio nacional. Estos son valores que se fortalecen en esta etapa inicial a través de prácticas pedagógicas que los promuevan, que implican tanto las formas de relacionarse como los contenidos que se comparten con los/as niños/as y la comunidad educativa en su totalidad. Es por esto que relevamos las demandas que la educación parvularia y sus profesionales hemos venido planteando históricamente:

-Educación parvularia pública, gratuita y de calidad.

-Rechazo al proyecto de Sala Cuna Universal, que no cumple con las demandas de responsabilidad del Estado en educación Inicial y promueve el acceso al lucro en el nivel.

-Rechazo al proyecto de Subvención a los Niveles Medios en educación parvularia.

-Pago de menciones a las educadoras de párvulos y diferenciales cuyo título tenga una mención asociada.

-Fin al agobio laboral y cumplimiento de las horas no lectivas en todos los establecimientos que reciben fondos públicos.

-Fin al exceso de carga administrativa para dedicar más tiempo al trabajo en aula o frente al grupo, que es el lugar donde el/la profesional promueve el aprendizaje.

-Igualdad de trato y financiamiento basal para los jardines infantiles y salas cuna de JUNJI, INTEGRA y VTF.

-Recursos estatales para lograr el Reconocimiento Oficial de los jardines infantiles y salas cuna públicas.

-Infraestructura y condiciones adecuadas para los diferentes niveles de atención en los espacios educativos.

-Respeto a los coeficientes técnicos necesarios para entregar una educación de calidad.

-Participación de los y las educadoras de párvulos en la generación de políticas públicas para la educación parvularia.

-Permitir realizar práctica profesional en instituciones de educación pública a las técnicos/as en educación parvularia que se encuentran cursando la carrera de educación parvularia.

Empatizamos con el dolor por las pérdidas humanas y las personas heridas a nivel nacional, que nos impide tener ánimos de celebración. Exigimos también el fin a la violencia ejercida por las fuerzas de orden bajo el contexto de movilización, así como el esclarecimiento de las situaciones de violación a los derechos humanos denunciadas por los movimientos sociales e individualidades que participan en las movilizaciones.

Finalmente, creemos que es necesario generar los espacios para la discusión de una nueva constitución, que implique real participación de las bases sociales y que permita plantear y avanzar los cambios necesarios para asegurar una vida digna para cada una de las personas que habita este territorio. 

DIRECTORIO NACIONAL

COLEGIO DE EDUCADORES DE PARVULOS DE CHILE

SANTIAGO, noviembre 2019